Rectora García-Arocha recordó a doctores Fernando Rísquez y Clemente Acosta Sierra

La Rectora Cecilia García-Arocha Márquez extendió palabras a los asistentes al acto en el que se conmemoró el Cincuentenario de las Promociones de Médicos UCV, del año 1971, correspondientes a las Escuelas Luis Razetti y José María Vargas, de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela.  Evento que se llevó a cabo en el Paraninfo del Palacio de las Academias, y que sirvió además para recordar las figuras de los Doctores Fernando Rísquez y Clemente Acosta Sierra, epónimos de tales promociones.

Palabras  de  la  Doctora  Cecilia  García-Arocha  Márquez,

Rectora  de  la  Universidad  Central  de  Venezuela,

Con  motivo   de la Conmemoración del Cincuentenario de

las promociones de Médicos UCV 1971,

“Dr. Fernando Rísquez”: Escuela Razetti y

“Dr. Clemente Acosta Sierra”: Escuela Vargas

(Jueves, 21 de abril de 2022)

Con muy grata complacencia, me permito expresar mi palabra de satisfacción al estar presente en este maravilloso acto, en el que se conmemora el Cincuentenario de las Promociones de Médicos UCV, del año 1971, correspondientes a las Escuelas Luis Razetti y José María Vargas, de nuestra prestigiosa Facultad de Medicina.  Evento, en el cual rememoramos, también,  con sumo orgullo las figuras de los Doctores Fernando Rísquez y Clemente Acosta Sierra, epónimos de tales promociones.

Mis más cálidas felicitaciones al Doctor Enrique Santiago López Loyo, Presidente de la Academia Nacional de Medicina y a los demás integrantes de su junta directiva; con una especial palabra de reconocimiento al Doctor Huníades Urbina Medina, Secretario Académico, quien ha tenido a su cargo la organización de este evento. Me enorgullece, en mi condición de Rectora de la Universidad Central de Venezuela, presidir un acto de esta magnitud, en el que se encuentra un prestigioso y significativo grupo de profesionales de la medicina, quienes 50 años atrás recibieron el honroso título, que han llevado consigo.

Cuando por alguna razón nos vemos obligados a mencionar los nombres de Razetti y Vargas, nos resulta sumamente difícil no resaltar sus envidiables cualidades.  A Luis Razetti y  a José María Vargas, los identificamos  -de manera inmediata-  como los impulsores de la actual vigencia científica y académica de nuestra ilustre  Universidad Central de Venezuela.  Razetti y Vargas representan, igualmente, los valores de la propia imagen de nuestra casa de estudios en toda su existencia.  Porque cuando nos referirnos a cada uno de ellos, tenemos que, al reconocer sus encomiables e intachables  virtudes,  considerarlos ejemplos invalorables  en la historia de Venezuela y en la de nuestra universidad; y ratificar que por encima de tantas virtudes científicas que identificaron a estos dos famosos personajes, les distinguió y sobresalió en ellos las características más hermosas que pueden representar a un ser humano; cuales son, el invalorable amor que ambos expusieron por la lealtad hacia sus semejantes, por su inalterable ética y por sus inquebrantables valores morales.  Modelos de comportamiento que magnifican, dignifican y hace imperdurable la grandeza de quienes los poseen y desarrollan.  Es por ello que tales nombres consagran las virtudes que todo egresado de tan acreditadas escuelas, llevan implícitas en su formación personal y profesional. 

Me he permitido pronunciar en este honroso acto -una vez más-  tales sinceras palabras, como docente y como rectora de la primera universidad del país, porque siento que hoy, más que nunca, se hace de imperiosa necesidad profundizar en nuestra sociedad la importancia de los valores morales y de su inminente rescate; y más aún, hacerlo ante ustedes,  dignos profesionales, que a través de vuestra extensa y prodigiosa existencia han incursionado con denodado ímpetu en una sociedad que en los últimos años ha sufrido notables cambios y que, como  verdaderos ciudadanos, íntegros, honestos, llenos de orgullo y decoro, han sabido enfrentar;  y,  quienes con su proceder,   han constituido el real sentir de lo que significa ser un ucevista.  Mis más profundas palabras de felicitación por celebrar en este acto vuestros  50 años de fructífera trayectoria, que enorgullece a nuestra Tricentenaria UCV y a Venezuela en pleno. 

Me permito traer a colación, que los incontables profesionales que han egresado en los tres siglos de existencia de nuestra Universidad Central de Venezuela, lo hicieron  _y lo considero menester recordarlo, como un hecho histórico_;  primero, en la capilla universitaria del antiguo Colegio Seminario, luego en el Templo de San Francisco o el Paraninfo Universitario, precisamente en este memorable sitio en el cual hoy nos encontramos, sede actual del Palacio de las Academias de Caracas; hasta que tuvimos la inauguración de nuestra famosa Aula Magna, en 1953.  Sitios todos cubiertos de la simbología y principios, tanto de nuestra afamada trayectoria universitaria como de los valores republicanos.  Por ello, el estar presentes, en este lugar, acrecienta y dignifica la altura y vigencia de tan magnífico acto.

También nos complace rememorar las figuras de dos eminentes profesionales de la medicina, que engalanaron vuestra promoción, como lo fueron los Doctores Fernando Rísquez y Clemente Acosta Sierra, meritoriamente escogidos por ustedes como  padrinos.  Aprovecho la oportunidad para expresar mi reconocimiento al Doctor Francisco Alejandro Rísquez, quien tendrá a su cargo exponer la semblanza del Doctor Francisco Alejandro Rísquez.

Igualmente, me permito felicitar a los Doctores Pedro Delgado y Ángel Bajares, quienes tomarán la palabra en nombre de los egresados de las Escuelas Razetti y Vargas, promoción de 1971, respectivamente.

Tengo que mencionar mis más cálidas palabras de salutación a los familiares, amigos y demás allegados de los profesionales médicos que nos honran con su presencia.

Un cordial saludo a los integrantes de la Coral del “Centro Cultural José Fernández Díaz” y a su director, profesor Gustavo Darmace Chávez, quienes nos acompañan, con sus afinadas voces,  en este evento.

Estimados profesionales de la Facultad de Medicina que  hoy reciben su merecido distintivo por celebrar 50 o más años de graduados; no creo necesario recordarles que la “Casa que Vence la Sombra”   los ha mantenido eternamente en su seno. El acto de hoy y mi presencia aquí, representando a vuestra UCV,  así lo ratifica.  Al reiterar mi satisfacción por estar presente en esta inolvidable jornada, les reitero que egresaron de la más importante casa de estudios  superiores del país;  no olviden que al ser ustedes dignos herederos de la cuna y legado de Vargas y Razetti, constituyen el fiel reflejo de la ilustre y Tricentenaria Universidad Central de Venezuela: cultura de luz y paz, libre, plural, democrática, plena de valores y por siempre autónoma.

     Felicidades a todos de nuevo y muy buenos días.

Dra. Cecilia García-Arocha Márquez,

Jueves 21 de abril de 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s